Comparación de barbijos KN95, N95 y FFP

La sucesiva expansión de epidemias y pandemias provocadas por virus que afectan al sistema respiratorio como el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Grave), que apareció en China en 2002, el MERS (Síndrome Respiratorio de Medio Oriente), la Gripe Aviar (H5N1) O la Gripe Porcina (H1N1), en los últimos años, han llevado a la industria de la protección respiratoria a optimizar y estandarizar la producción de barbijos, mascarillas o respiradores, según se los denomina en cada país. Ahora, con la pandemia de Covid-19 la comercialización de este tipo de elementos entró en una condición crítica. Por eso, ofrecemos aquí una comparación entre barbijos N95 KN95 y FFP

En el año 2006 China poco después de la irrupción del SARS, decidió establecer un estándar propio para la producción y comercialización de barbijos a partir de la experiencia estadounidense y europea, que ya tenían su propia normativa.

La norma CRF84 y los populares barbijos N95

En Estados Unidos cuentan con el estándar NIOSH 42 – CRF84 que estableció los criterios para la producción de barbijos de alta protección bajo la denominación N95, N99 y N100. Los tres barbijos cuentan con una capacidad de filtrado que permite captar partículas de un tamaño igual o superior a 0,3 micrones (1 micrón = 1 milésima parte de un milímetro). La diferencia entre ellas es la eficiencia en el filtrado. La primera filtra con una eficiencia del 95%, mientras que las otras dos lo hacen con un 99 y 100% de eficiencia.

Por su parte, las autoridades europeas dictaron una norma que dio nacimiento al estándar UNE149-2001, que a su vez dio lugar a las mascarillas FFP1, FFP2 y FFP3. En este caso, también se trata de barbijos que filtran partículas de o,3 micrones o más, pero la diferencia con las norteamericanas es que arrancan con una menor eficiencia de filtrado ya que la FFP1 trabaja con hasta 80% de eficiencia, en tanto que la FFP2 alcanza 94% y la FFP3 tiene un desempeño casi óptimo al operar en torno del 99%

El estándar GB2626-2006 de China

Con esas regulaciones vigentes, China dictó la propia, que se denomina GB2626-2006. En esa disposición creo las regulaciones para las mascarillas KN 90, con filtrado de partículas de 0,3 micrones o mayores y una eficiencia de filtrado de 90%, el barbijo KN95, con características similares y 95% de filtrado, y KN99 con 99% de eficiencia en el filtrado.

Por eso, en los últimos meses tanto el Ministerio de Trabajo de España como el Ministerio de Industria emitieron resoluciones en las que hacen una comparación entre barbijos N95, KN95 y FFP, y autorizan la comercialización y el uso de las mascarillas chinas, estimando que se trata de un producto que está por encima del FFP2.

Por su parte, la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, rescata la Resolución del 20 de marzo del Ministerio de Industria en la que se aclara que el estándar GB 2626 de China permite certificar los barbijos KN95 como de protección respiratoria, con un nivel de protección similar a las mascarillas N95, y quedando a medio camino entre las FFP2y FFP3 de la Unión Europea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *